Cuando comenzo esta cuarentena en la que todos nos ibamos a quedar en casa durante muchos días, se propuso desde el colegio hacer alguna actividad diferente que sacara a los alumnos de la monotonía de largos y tediosos días iguales.

Se pedía que los alumnos más marchosos, los más atrevidos que no tuvieran sentido del ridículo y con ganas de divertirse un rato en casa con su familia nos grabaran un vídeo y lo enviaran para unir todo y hacer un montaje desnfadado.

Los alumnos con más garbo de la clase de sexto y sus familias han pasado una buena tarde y esto es lo que ha salido.

No nos pongais muchas pegas.